Banner Sup Izq Global Portal
 
   
Todos los artículos
Principal > Artículos > Todos los artículos

Viendo Colores en los Baños y Más Allá: Los Beneficios del Código de Color

por Rich Parillo

Antes de leer este artículo, por favor tome unos minutos para responder a lo siguiente:

  • ¿Limpia o maneja instalaciones en las cuales la contaminación cruzada es una preocupación?
  • ¿Alguna vez las herramientas de limpieza han sido usadas para limpiar escritorios o repisas?
  • ¿Su empresa tiene un alto nivel de rotación?
  • ¿Usted limpia o maneja centros de cuidado, restaurantes o instalaciones de cuidado de la salud?

Si respondió que si a alguna de estas preguntas, puede que se pueda beneficiar -e incluso reducir problemas de cuidado de la salud- usando telas de microfibra para limpieza y cabezas de mop con código de color.

De hecho, actualmente con la creciente preocupación sobre salud pública incluyendo la influenza H1N1, el estafilococo aureus resistente a la meticilina (MRSA por sus siglas en inglés) y otros virus que amenazan la salud, muchas instalaciones han considerado o ya están utilizando código de color en todo lo relacionado a la limpieza.

Definiciones y un poco de historia

El código de color, como se aplica a la industria de la limpieza, puede definirse como el principio de usar color para designar ciertas herramientas o procedimientos para tareas o áreas específicas.

En la mayoría de las situaciones en que se utiliza, se seleccionan ciertos colores, con cada color denotando una tarea particular como limpieza de sanitarios y urinales o un área específica como baños.

Aunque los detalles y procedimientos pueden variar, especialmente en los Estados Unidos, hay un enfoque desarrollado por el Instituto Británico de Ciencias de la Limpieza (BICS) para profesionales de la industria y gerentes de instalaciones como ejemplo de los colores que pueden usarse para ciertas tareas:

Rojo: Para limpiar y desinfectar sanitarios, urinales y áreas de alto riesgo en baños.
Amarillo: Para limpiar regaderas, espejos y áreas de bajo riesgo
Verde: Para limpiar áreas donde se maneja y almacena la comida
Azul: Para todas las demás áreas y superficies a excepción de las marcadas con los otros colores. En los Estados Unidos, el azul es a menudo usado para limpiar vidrio y limpieza general.

Cuando se trata de código de color en la industria de la limpieza, realmente no hay un estándar universal. Esto es algo sorprendente ya que la industria ha desarrollado estándares y teoría de las "mejores prácticas" para todo tipo de tareas.

Aún en los hospitales donde el código de colores fue utilizado al principio y se usa de forma más generalizada, el procedimiento utilizado en un edificio puede ser distinto a otro. Una de las metas del código de color y una de las razones por las cuales se desarrolló en las instalaciones médicas es para ayudar a evitar errores y promover la seguridad y el entrenamiento.

Por ejemplo, en algún momento las inyecciones intravenosas llenas con cloruro de sodio y cloruro de potasio se veían exactamente iguales. El problema es que el cloruro de potasio usado por error podía causar una falla cardiaca e incluso la muerte. Ahora, estos productos tienen código de color para evitar los errores.

Las instalaciones médicas han extendido el uso de código de color de la identificación de una sustancia a una amplia variedad de usos, incluyendo:

  • Máquinas de lavado con color para designar qué tipo de productos se lavan en ellas
  • Los pacientes utilizan pulseras de color para alertar a los cuidadores sobre si pueden o no aceptar transfusiones de sangre, qué alergias sufren y si tienen orden de no-resucitar.
  • Las bolsas rojas se usan para indicar desechos peligrosos.

Uso en la Limpieza Profesional

Hace más de una década, la BICS trabajó directamente con contratistas de limpieza, fabricantes, distribuidores y gerentes de instalaciones para desarrollar un sistema de código de colores para la limpieza. Se utiliza en muchas instalaciones de Inglaterra.

"El propósito y razonamiento detrás del sistema es simple: Prevenir la contaminación cruzada", dice Mike Sweeny, director del BICS
Sweeny explica que al separar los suministros usados para sanitarios, por ejemplo, de las áreas de preparación de alimentos, la contaminación virtualmente está eliminada. En algunos casos, los contratistas de servicios de limpieza marcan con una calcomanía el uso de equipo y herramientas específicos. En otros casos, la herramienta puede tener un color en sí. Un ejemplo de esto son las telas y mops de microfibra.

Estos productos se fabrican en colores específicos haciendo fácil que se les utilice en un sistema de código de color. Sin embargo, el BICS sugiere que la mayoría de herramientas de limpieza, de las máquinas para pisos y aspiradoras a los cepillos y herramientas de mano también pueden entrar en código de color basándonos en uso y propósito.

Además de ayudar a detener la propagación de enfermedades y contaminación que podría provocarse por usar la herramienta equivocada en el área equivocada, el código de color ayuda a eliminar las barreras de alfabetismo porque el uso de colores es independiente del lenguaje. Los supervisores reportan que cuando se usa este sistema, es más fácil asegurar que se sigan los pasos para proteger la salud de los ocupantes.

Código de Color en los Estados Unidos

Inglaterra y otras áreas de Europa y Asia parecen estar adelantados a los Estados Unidos cuando se trata de herramientas y procedimientos de limpieza. Considerando todos los beneficios y la facilidad de implementarlo, en cierta forma es sorprendente que el código de color no sea más común en Estados Unidos. Posiblemente esto es porque otras áreas del mundo han sido más afectadas por epidemias y asuntos de salud pública y que han aprendido que este sistema puede ayudar a prevenirlos.

Aunque muchos contratistas de limpieza de Estados Unidos siguen códigos de color en forma similar a los listados, los contratistas y gerentes de instalaciones a menudo crean sus propias combinaciones para cumplir sus necesidades específicas. Esto significa que no hay estándares, lo que puede resultar en confusión y errores.

Se espera que -después de la crisis de influenza del año pasado- que las principales asociaciones de la industria y más de sus expertos escuchen el llamado y trabajen en el establecimiento de un estándar de código de color que ayude a proteger la salud pública y mejorar la efectividad de la limpieza en los Estados Unidos.

Reimpreso con permiso de la revista Cleaning & Maintenance Management y www.cmmonline.com. Este artículo fue originalmente publicado en el ejemplar de Agosto 2009 de Cleaning & Maintenance Management.

Para buscar en www.issa.com/latam
Acerca de ISSA | Contacto | Acerca Del Sitio
All Contents ©2012 ISSA. All Rights Reserved | Global Portal |
Términos De Servicio | Privacidad